Receta dulce #3 – Torrijas

Una vez acabada la Navidad, la cual no acaba el 6 de enero, no. Los dulces navideños duran, ya lo creo que si.
Como me dijo mi suegro estas navidades:
“Hasta San Antón, Pascuas son.”
Y que razón tiene, los dulces llegaron hasta esa fecha (17 de Enero) y continúan rulando por mi casa…
Queridos turrón duro y de chocolate, ¡iros ya! No quiero seguir comiéndoos, me ponéis nerviosa, siempre acechándome e insistiendo 😦

No siendo suficiente esa cantidad calórica que almacenamos en nuestros cuerpos, empezamos con las apetencias de los dulces de Semana Santa. Que si buñuelos de calabaza, de aire, paparajotes (aunque soy de Alicante, estoy muy cerca de Murcia y se nota), torrijas,…

Y mi madre, que no iba a ser menos, se ha puesto manos a la obra. Y menos mal que lo que importa es la intención y ganas que le puso, porque por estética…señor, que cosa más fea.

Así nació la TORRIJA IMPERFECTA.

No os pongo foto por no asustar, en serio, bueno quizás al final de este post lo haga, pero es que no quiero que os vayáis de aquí sin que os cuente la receta de mi madre y así preveniros, para que la hagáis como hay que hacerla.
Mientras os cuento la receta perfecta, bien rica, sabrosa y BONITA (si mi madre me leyera…), no habrá letra pequeña pero si las anécdotas de esas torrimperfectas.

Torrija

 

Las torrijas no son bonitas, y yo no podía hacer una foto más bonita, sorry, pero la intención es lo que cuenta ¿no?

INGREDIENTES

  • Leche
  • Canela en rama
  • Corteza de Limón
  • Azúcar
  • 1 Barra de Pan
  • 2 Huevos
  • Aceite

 

  • Azúcar
  • Canela

 

PROCEDIMIENTO

1. En un cazo, ponemos a hervir el litro de leche junto a la canela en rama (si es una rama larga, pártela en dos trozos), dos cucharadas de azúcar y la corteza de limón. Para que coja todos los aromas, ve removiendo de vez en cuando para que no se pegue/queme, que el azúcar es muy puñetera.

2. Cuando haya roto a hervir, dejamos 2 minutos hirviendo y retiramos del fuego. Dejamos que enfríe para remojar el pan.
Para acelerar este proceso, pasamos la leche a una fuente de cristal grande, y así se enfriara antes.

Para las torrimperfectas no hace falta que la dejes enfriar, simplemente cuando la retires del fuego ponte a empapar, verás la risas que te vas a echar cuando quieras sacarlas de ahí

3. Mientras se enfría, corta la barra de pan en rebanadas alargadas, ¿sabéis lo que os digo? Que no las cortéis rectas, sino un poco inclinadas/diagonal. Prepara también los huevos batidos en un plato hondo.

Procedimiento

4. ¡Manos a la obra! Cuando la leche esté fría, pon en una sartén a calentar aceite, ¿la cantidad? Pues como cuando vas a freír unas patatas, tampoco eches una garrafa, ¿vale?
Ve empapando las rebanadas en la leche y cuando hayan cogido suficiente, aunque no mucho sino no podremos sacarlas de la leche y se nos romperán, pasamos por huevo y a la sartén. Retíralas del fuego cuando cojan colorcito (como en la foto de arriba). Así con todas las rebanadas que te salgan.

Vale, aquí es donde mi madre cometió todos los errores posibles, habidos y por haber. Ella dijo: ¿para qué esperar a que se enfríe la leche? Y directamente echó las rebanadas a empapar, ¡CLARO! Luego no había ser humano (al menos vivo) que pudiera sacarlas de ahí, ¡eso era una baba! Para hacer migas, directamente. Bueno, no contenta con eso, las puso en remojo y se fue, pero no a hacer otra cosa por mi casa, NO, la mujer (de vida alegre) se fue de mi casa a pasearse, bueno, a recoger a mi hermana del colegio, pero vamos, que el triste pan estuvo a remojo más de media hora… ¿cómo las íbamos a poder rescatar de ahí? Pues con un cucharón, era la única forma.

¡Aún hay mas! No os vayáis…
¿Huevo? ¿Qué es eso de huevo? Bah…ella dice que le sonaba algo de huevo, pero que no le hizo caso a su mente prodigiosa. Así que, directamente de la leche al aceite. ¡OLE TU! ¿Qué pasaba? Que eso era un destrozo, todo desmenuzao, hechas unas pasas…no se mantenían en forma, era imposible.

5. Ten un plato con papel absorbente preparado, para que el aceite restante se vaya, ya tiene suficientes calorías como para añadir más….
Nada mas salir del fuego, espolvorea azúcar y canela por encima de ellas, para que estén súper dulces y sabrosisisisimas 😀

Las torrimperfectas, a pesar de sus desastres, pero chicos, como todo en esta vida, nadie es perfecto ni todos somos bellezas universales pero luego somos los mejores. Estaban muy buenas, para que engañarnos, eso si, feas pero hasta decir basta.

Si os fijáis, esta receta tiene hasta moraleja, que no hay que fijarse en el exterior, que lo importante siempre es lo de dentro y el “sabor de boca” que nos deja 😀 (estoy ñoña, vale)

¡NADA MAS! Solo queda esperar a que se enfríen para degustarlas, están de vicio y gustan a todas las edades. Pecado mortal, lo sé…pero es que…tienen una pintaca y un sabor que no me puedo resistir. ¡No odiarme! Jijiji

A ver si lo próximo que ponga no nos hace engordar solo con leerlo jajaja

Laura

Anuncios

4 comentarios en “Receta dulce #3 – Torrijas

    • Hola Noelia!!! Pues si, una odisea, pero con todas sus letras y en mayúscula. Lo mejor, que mientras mi madre contaba la historia iba riéndose a carcajadas ella sola, de ver que lo había hecho realmente mal jajajaja
      Si, están muy buenas.
      Muchas gracias por pasarte.

      Besos 😀

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s