Navidad en 3, 2, 1…

Una semana.
Una semana para andar como locos por casa, preparando menús suculentos y copiosos. Platos que solo se comen en esta fecha, preparando bandejas desbordantes de dulces, como bien explica el blog con delantal y a lo loco.

Estos días, lo que vemos en las calles como niebla no es otra cosa mas que humo. Humo procedente de nuestras cabezas pensantes, están que no paran con los quebraderos de cabeza que propician los regalos. Maldita sea, ¿tan difíciles somos? Sin ir más lejos, miradme a mi, las fechas en las que estamos y no tengo ni uno preparado. Cuando yo vaya a comprarlos me van a mandar más allá de la mierda, siempre los tengo listos casi un mes antes y este año…aquí estoy, viéndolas venir. En realidad solo tengo 1 y me lo han enviado roto, qué desastre…

¿Y las decoraciones? ¿Qué me decís de ellas? Hay algunas tan preciosas y trabajadas, que ojalá yo tuviese esa maña. Pero hay otras que son, y perdonadme, horrorosas. Esas luces que se cuelgan en las fachadas, esos luminosos que se ven desde el espacio exterior, que pasas por la calle y tienes que ponerte las gafas de sol de lo dañinas que pueden llegar a ser…

Pero lo mejor es rodearte con tus familiares para decorar y…PELEARTE. Rodearte de tus familiares, véase hermana y madre, es un error garrafal a la hora de decorar la casa. Tres son multitud, siempre se ha dicho y no hay verdad más grande, poneos a decorar EL ÁRBOL, cada una por un lado, que cuando “terminéis” no tendrá nada que ver un lado con otro, tres decoraciones distintas a ver cual más dispar, y os peleareis, está escrito en las estrellas: “Esas bolas no que son muy viejas” “Pues a mi me gustan y las pongo” “¿¡Dónde vas con esa guirnalda!?” “¡Eso ahí no va!”

Así nos fue: 

Montar el Belén no sé, pero discutir por cómo colocar las piececitas está asegurado. Así ha sido este fin de semana en casa, hermana y madre: “¡Mamá! ¡Has puesto el burro delante del pastor, así no puede ver a las ovejas, además de que está dentro del río y, hasta donde yo se, no andan por el agua!” “¿Por qué has puesto ahí los reyes? Ese no es el camino…” “El Belén es mío y lo monto como quiera, si quiero que el burro ande por el agua lo hago y los reyes…¡que busquen el camino como sea!”

La manía de cantar villancicos, siempre hay alguien con “menos vergüenza” y que se aventura a dar el primer do de pecho…pero qué tortura, lo que se llega a hacer por que nos den el aguinaldo, que capacidad de soborno. Pero OJO, los negociadores “natos” son los pequeños de la casa, capaces de hacer que les den hasta el último céntimo con solo poner ojitos y una cara adorable, menudos son.

Pero en realidad, eso es lo bueno, lo que hace que lo estemos esperando todos los años. Todas estas batallitas nos sirven para reírnos en las comidas y cenas, contar las historias y aventuras que se generan en cada casa. Estar con tus familiares, ponerse una copa (cuando no se conviertan en 10) y darle a la sinhueso. Todos tenemos un tío que le gustan los chistes, chistes de estos malos, pero malos malos, que te apetece levantarte y darle una paliza. No sé vosotros pero a mi me encanta 🙂

Detalles navideños | Christmas Details

Detalles Navideños | Christmas Details

Laura

Receta Dulce #1 – Mantecados

¡Otro martes que aparezco por aquí!
Y qué mejor que trayendo una receta dulce.

Bueno, decimos adiós a Noviembre y damos paso al mes de coger kilitos de más. Es un hecho, entre las cenas de empresa, las cenas entre amigos, antiguos compañeros de clase, NAVIDAD
No hacemos más que tragar COMILONAS, BEBER como cosacos y comer muchos DULCES, pero me encanta jijiji
Luego un poco de dieta, deporte y, con conocimiento, lo rebajamos todo.

Pues como ha llegado esta época, en casa hemos empezado con los dulces navideños y el primero ha sido los MANTECADOS. Vamos, a engordar todos juntos.

Atentos a la receta que está de lujo.

INGREDIENTES

  • 1/2 (0.5) Kg Manteca
  • 1/2 (0.5) Kg Azúcar
  • 1 Kg Harina
  • 1 huevo
  • 2 yemas
  • Raspadura de limón
  • Canela

PROCEDIMIENTO

1. Mezclar la manteca (a temperatura ambiente) con el azúcar. Trabajar la masa bien hasta que esté bien mezclada.

2. Añadimos el resto de ingredientes menos la canela, es decir, la harina, el huevo, las dos yemas y la raspadura de limón. Trabajamos bien hasta tener una base de masa, compacta y que no se pegue mucho en las manos.

3. Espolvoreamos harina sobre una superficie plana (encimera en mi caso) y estiramos la masa. Si no tenemos mucho espacio, vamos estirando pequeños trozos de masa hasta acabar con ella.

4. Con moldes, vamos cortando la masa, creando formas. Esas formas las colocamos en una bandeja para el horno, sobre papel vegetal.

IMG_2970.JPG

5. Metemos al horno, precalentado a 180º, y no tengo un tiempo fijado, pero unos 10 minutos mas o menos, hasta que cojan un poco de color y tengan buena pinta 😀

6. Cuando salen del horno, antes de que se enfríen y con cuidado de no quemarnos, espolvoreamos por encima de ellos canela y azúcar, a gusto del consumidor.

Y ¡voilà!

IMG_2978.JPG

Están tan ricos…lo mejor es hacerlos pequeños y finitos, saldrán más unidades pero así con uno te quitas el deseo y todo perfecto. En la foto, los que parecen torraos en realidad fue un intento de hacerlas de color rojo, echando tinte líquido rojo (claramente) y no…no salió bien jajaja.

IMG_2981.JPG

Bueno, otro día traeré otra cosa nueva. Disfrutad del resto de semana y ser felices!

Os dejo con el atardecer de este 01- Diciembre en mi pueblo, Algorfa.

Atardecer en Algorfa

Laura